Ese rostro joven…                           


Ese rostro joven, en la terminal
de una larga hilera de andenes,
mirándote insistentemente
y como con sus ojos queriendo recordar
algún conocido, alguna vida pasada
o deseando soltar con la mirada vagabunda
lo que no dicen las voces
esas pupilas cintileantes, estacionadas
al lado de una columna colorida de concreto
en la dura noche, fría noche
deteniéndote como un muro
y la pesadumbre
tus soledades pasadas
tu vida vieja
te incitan a alargar plácidamente
aquél instante
y la miras
como pidiendo
como alguno de los dos pidiendo algo.

 

 

Edgar Altamirano