El perro y la luna
                            

 

En la televisión discuten
sobre política
en el techo de casa
un perro arrastra nervioso
algunos objetos
el frío entra y se esconde
bajo la mesa
aún es verano
un periodista elegante
emerge del televisor
se me queda mirando
el perro se vuelve loco
tal vez tiene hambre
el periodista se acomoda
en un sofá
y me fijo en su traje
de rayas doradas
me gustaría poseer
un traje como éste
el frigorífico incluye
gelatinas de dieta
en la ducha
se guardan los sueños
la luna camina
y el perro le habla.

 

 

 

 

Edgar Altamirano