El costo de la vida
                            

En el restaurante las mujeres hablan de recetas
de cocina, la educación de los hijos, los
pendientes de plata, el costo de la vida
mientras degustan una frugal comida y una sola
copa de vino blanco o champagne
después charlan sobre hombres, casi siempre
criticando, a veces hablan sobre el marido de alguien
"es un hombre bueno" -dicen
"siempre esta pendiente de lo que su mujer necesita"
"pero ella tiene mal genio, se enoja con facilidad";
en el tocador se pintan los labios y dan un retoque
al maquillaje, acercan su rostro al espejo y buscan
alguna imperfección, se arreglan el vestido y
caminan de regreso a la mesa balanceando
el bolso en el aire
el bolso se parece a la luna
en lo alto de una noche muy clara
iluminando los campos de un verde muy vivo
y se oye cantar a los grillos
que rompen el silencio en la montaña.

 

 

 

 

Edgar Altamirano