Así es la vida
                            

Raphael canta en la televisión
de mi País
veo las arrugas de su rostro mal disimuladas
recuerdo hace muchos años,
yo era pequeño y en el patio de casa
canté algunas canciones suyas
para todas mis tías,
que me rodeaban
con sus risas burlonas,
tiempo después
mucho tiempo después
me lo topé en Barcelona
justo a la entrada de un teatro
donde sabía que actuaría,
no dije nada
pensé en pagar mi boleto
y acudir al teatro, para celebrar de
alguna manera, el encuentro inesperado
y recordar a las tías;
en lugar de ello entré a un bar
y pedí café
no pensaba en nada, hacía frío
y era invierno, al salir
di vuelta a la calle
aún con la mirada perdida
hoy lo veo, y recuerdo
algunas anécdotas suyas
ambos estamos viejos
y me sorprende, sobremanera
su incesante actividad
después de todo
así es la vida.

 

 

 

 

Edgar Altamirano