Sarah Jane Porter

Sarah Jane Porter, de 43 años, buscó la venganza en hombres
de color, en Knightsbridge, infectándolos con el virus del sida;
hoy su imagen aparece en diversos diarios londinenses,
es famosa y su rostro aparece devastado por la conmoción.
Sarah vive al sur de Londres, en Kennington, con un hijo
suyo de seis años de edad.
Ayer fue condenada a pasar 32 meses en prisión, luego de ser
acusada por haber infectado intencionalmente a un hombre
de raza negra, al que solamente conocemos como el señor C.
Sin embargo el daño mayor consiste en la revelación que hizo
de haber mantenido contacto sexual con muchos jóvenes
negros, también intencionadamente.
"Arruinó muchas vidas" -dijo el Sargento londinense Brian McClusky,
a sabiendas de que ahora es muy difícil localizar a todas aquéllas
decenas de jóvenes de color que tuvieron contacto sexual con
ella en muchos clubes nocturnos a lo largo de diez años.
Eso es terrible porque los jóvenes pudieran originar una reacción
en cadena si no se les previno a tiempo;
pero hoy, solo queda fija su imagen en los diarios, los ojos
alguna vez bautizados como demoníacos
lanzando una mirada triste, devastada
una mirada al presente
reconociendo que todos los hechos del pasado
no pueden nunca revertirse.

 

 

Edgar Altamirano