No tienes miedo
                            

No tienes miedo
de que habitemos solos
este mundo,
de que nuestros antepasados
y los poetas prehispánicos
broten de la tierra
por las noches;
no tienes miedo
de los besos de miedo
que pienso entregar
desde mi rostro
pálido
enfermo
no sé si a tus labios
o besarás la boca
de algún muerto
en esta noche lúgubre
helada
tenebrosa
amada mía,
no tienes miedo.

 

 

 

Edgar Altamirano