Domingo en el cine
                            

Como soy hombre,
el domingo
soy hombre libre.

He ido al cine
a ver dos películas
de Theo Angelopoulos:
"La eternidad y un día"
y "La mirada de Ulises".

En la primera,
tres horas de lenguaje
intensamente poético
en una película de bella forma
pero sin contenido
digno de ningún interés
para los espectadores.

Trata sobre las circunstancias
del azar, del último día
en libertad, de un poeta
con una enfermedad terminal.

En la segunda
ocurre lo contrario
faltan palabras
y te llueven las impactantes imágenes
de la guerra
y la desolación.

Es Ulises,
en la década de los noventas
es la guerra en los Balcanes
mirando la muerte en Sarajevo

Al terminar
salgo con deseos de caminar
durante mucho rato.

Sé que esta noche
al llegar a casa
me masturbaré.

A veces tengo ganas de charlar
con mi querido pene
A veces lo hago
A veces no lo hago
Siempre me acompaña
a todos los sitios
a todos los sitios.

Recuerdo que al salir del cine
la chica guapa y joven
de la venta de boletos
me dijo:
"-A usted le vamos a dar el
título de cliente del mes"
tiene razón.

 

 

Edgar Altamirano