Dioses
                            

El sol Tonatiuh me acompańó al trabajo
abordé el metro rezando plegarias al Dios Huitzilopochtli
hoy se terminan los rezos a nuestro venerado Tláloc
rogamos por la pronta venida de las lluvias
y el fin de los incendios
que ahogan nuestras doloridas gargantas.
Una mujer muy bella, como una Diosa Azteca
miraba mi semblante mexica
estábamos sentados frente a frente
en los dos asientos al lado de las puertas corredizas
tomados ambos cada quien al tubular de aluminio
que en el metro sirve para sostenernos.

 

 

 

 

Edgar Altamirano