Estamos muertos                           


Estimado lector
me estoy dirigiendo a ti
con mucha tristeza
la razón que tengo
es la certidumbre
de que tú,
tus amigos
tu familia
tus contemporáneos
los hombres y mujeres
que se cruzan contigo en la calle
que ves convivir
con quienes compites
ríes, lloras, o simplemente
ves en sus ojos
y ves dentro una vida
que muere
todos ellos
tú y yo
estamos muertos.

 

 

Edgar Altamirano