El domingo es un día estúpido
                            

 

El domingo es un día estúpido

los diarios ofrecen mucho papel

los restaurantes mejoran el menú

los mercados se atiborran
de compradores compulsivos

la lluvia arrecia

en la costa de Líbano

edificios en llamas

humo negro

un monumento hecho pedazos

un poeta deambula en la calle

parece que lee a Constantino Cavafis

¡no leas a Cavafis!

en la siguiente toma
de la cámara web

la calle aparece llena de humo

no veo a Cavafis.
 

 

 

 

 

Edgar Altamirano